Trucos limpieza

El aceite de oliva tiene propiedades muy beneficiosas. En materiales como el cuero o la piel puede ayudar a dejarlo liso y brillante. Aplica tan solo unas gotas de aceite y sírvete de un trapo para frotar la superficie. Con este truco podrás olvidarte de las ceras especiales y mantener tus zapatos totalmente limpios.

Una de las formas más clásicas y simples de evitar que tu ropa destiña es poniéndola en remojo en agua con sal. Dado que es conveniente hacerlo antes de la primera lavada, y que muchas veces no sabemos si la ropa desteñirá, el mejor consejo es aplicar este truco en todas las prendas nuevas de color que compremos.

Mezcla agua muy fría y abundante sal (si es sal marina mucho mejor) y sumerge la prenda. Déjala en remojo por media hora. Toma en cuenta que si las prendas son de distintos colores debes ponerlas a remojar en recipientes separados y nunca juntas.

A ser posible semanalmente, con una solución de bicarbonato de sodio y agua tibia. Evitarás la proliferación de bacterias y, por tanto, olores desagradables. Desconecta el aparato para limpiar la parrilla trasera, y hazlo con un trapo húmedo pues el polvo y las pelusas que se le acumulan encima dificultan mucho el funcionamiento de su motor

.

A veces los alimentos derraman líquidos que después se endurecen y resultan complicados de retirar. Espolvorea inmediatamente un poco de sal o bicarbonato en el mismo instante en que esto suceda, y deja enfriar. Luego solo necesitas pasar un trapo húmero para eliminar la mancha fácilmente.