Como evitar que la ropa destiña

Una de las formas más clásicas y simples de evitar que tu ropa destiña es poniéndola en remojo en agua con sal. Dado que es conveniente hacerlo antes de la primera lavada, y que muchas veces no sabemos si la ropa desteñirá, el mejor consejo es aplicar este truco en todas las prendas nuevas de color que compremos.

Mezcla agua muy fría y abundante sal (si es sal marina mucho mejor) y sumerge la prenda. Déjala en remojo por media hora. Toma en cuenta que si las prendas son de distintos colores debes ponerlas a remojar en recipientes separados y nunca juntas.